Una española en el interior del Louvre: "No hemos oído ni un ruido"