"Es un acto odioso y no puede quedar sin castigo"