El Vaticano desmiente que el Papa tenga un tumor cerebral