El francotirador de Dallas llevaba tiempo preparando una gran matanza