El Estado Islámico planeaba una ola de atentados en Europa tras París