Sopla las velas de su cumpleaños y acaba convertida en una auténtica bola de fuego