El Gobierno sirio de Bashar al-Assad se tambalea con la deserción de su viepresidente