Un solo atacante suicida sería el autor de la matanza de San Petersburgo