El Salón de Frankfurt no entiende de crisis