El joven negro abatido por la Policía en Saint Louis murió de un disparo en la espalda