El Rey, con los empresarios