Reino Unido afronta las elecciones más igualadas de la historia