Unos 600 edificios de Reino Unido tendrían un revestimiento inflamable como el de Grenfell