¿Una clienta sin pudor o unos leggins de un desafortunado color?