Puerto Rico reconoce que podrían entrar en suspensión de pagos en enero