La Policía efectúa una detonación controlada tras el tiroteo en el club de Orlando