Polémica en la red por los selfies publicados en el lugar del secuestro en Sidney