Los norcoreanos, obligados a hacer trabajos forzados para mostrar su lealtad