El Papa declara que no se puede ofender a la fe de los demás