El presidente norteamericano, Barack Obama, recibe al papa Francisco en la Casa Blanca