El artefacto hallado en Old Trafford era una bomba falsa de entrenamiento olvidada