Niños refugiados, sin protección y obligados a hacer trabajos forzados en Francia