Nuevo caso de brutalidad policial en EEUU