Euforia desatada en Londres tras la muerte de Margaret Thatcher