Un incendio en una fábrica en Moscú deja doce muertos, tres de ellos niños