El coeficiente intelectual de un niño británico supera al de Einstein y Hawking