México celebra unas históricas elecciones presidenciales marcadas por la violencia