Mueren carbonizados y abrazados cuando intentaban huir del fuego en Grecia