Una pareja atacada por una tribu caníbal en Papúa Nueva Guinea