Malala recibe el alta médica y abandona el hospital tres meses después