La huelga en el Metro de Londres colapsa el transporte público