Jerusalén se blinda ante el 'viernes de la ira'