El suicidio de un enfermo de cáncer abre la polémica sobre la eutanasia en Reino Unido