El Estado Islámico ha ejecutado a 1.900 personas en Siria en los últimos seis meses