La costa este de Estados Unidos, víctima de las peores inundaciones en décadas