El Estado Islámico ha matado a 284 civiles usándolos como escudos humanos