Trump cae en las encuestas, pero no abandona la estrategia de insultos