Las autoridades irlandesas confirman que los restos hallados pertenecen a 800 bebés