Casi 20 muertos en un bombardeo ruso sobre un campo de refugiados sirios lleno de niños