Un test clínico en Francia deja a seis personas graves, una en muerte cerebral