La violencia de los ultras rusos e ingleses calientan el partido en Lille