Fallos estructurales y falta de mantenimiento hicieron caer el puente de Génova