Muere a los 83 años el príncipe Enrique de Dinamarca, conocido por sus salidas de tono