La pelota, en el tejado del pueblo griego