Estrés, desnutrición, deshidratación… las secuelas de estar encerrados en una cueva