Estambul intenta recuperar la calma tras el doble atentado