La población estadounidense se moviliza para combatir las inundaciones