El Estado Islámico asesina a 400 civiles, la mayoría mujeres y niños, en Palmira