Un grupo miliciano vinculado a Estado Islámico asegura que derribó el avión ruso