Lágrimas y angustia en Ecuador tras el seísmo en el que murieron 272 personas